De planear una boda a planear un funeral, muere de repente por Covid-19 la joven novia

En lugar de esperar la celebración de una boda, una familia de Spokane, en Washington, ahora está planeando un funeral después de que la novia murió por el  COVID-19.

Aliyah Marsh tenía solo 25 años cuando murió repentinamente el martes 21 de julio. Su muerte marca un hito trágico: la primera persona menor de 30 años que murió en el condado de Spokane como resultado del coronavirus, informa KHQ.

Según un comunicado emitido en nombre de su familia, Marsh y su prometido, Adam, estaban casi al final de la cuarentena cuando ella comenzó a experimentar problemas para respirar durante la noche. Se quedó inconsciente antes de que su familia se diera cuenta de la gravedad de la situación y pudiera llevarla a una sala de emergencias.

“Estamos en estado de shock absoluto ya que ella solo había experimentado síntomas leves, era joven y  sana de 25 años que estaba ocupada planeando su boda”, se leía en el comunicado. “Perderla por esta enfermedad y prepararse para enterrarla es algo que jamás podríamos haber imaginado”.

La familia de Marsh no busca condolencias o provocar lástima en los demás, solo quiere compartir su historia para todos seamos conscientes del peligro del coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *