En Nueva York será obligatorio usar tapabocas en todo momento para frenar el coronavirus

A partir del próximo viernes, los neoyorquinos deberán asumir una nueva norma, en medio de la lucha que el Estado y la Ciudad están dando para frenar la propagación del coronavirus: todos y en todo momento deberán usar máscaras para cubrirse la nariz y la boca.

Así lo anunció este miércoles el gobernador Andrew Cuomo, tras firmar una orden ejecutiva y revelar que en las últimas 24 horas el COVID-19 había cobrado la vida de 752 personas más en el estado. La medida del mandatario busca que con esta nueva práctica, la curva de contagios se mantenga aplanada, como ha venido ocurriendo en promedio en la corriente semana.

Si va a estar en una situación, en público, donde entra en contacto con otras personas en una situación donde no hay distanciamiento social real, se debe tener una máscara o un paño que cubra la nariz y la boca”, dijo Cuomo, reiterando que todas estas medidas contribuyen a que las infecciones se reduzcan y eventualmente pueda levantarse a futuro la cuarentena.

“Sé que la gente tiene derecho a caminar por el parque o sacar a su perro, pero no tienen el derecho a infectarnos”, agregó Cuomo, al tiempo que advirtió que la medida también deberá ser seguida cuando la gente viaja en autobuses y trenes, al igual que cuando está en las plataformas del Subway.

El mandatario estatal advirtió que aunque por ahora no se impondrán sanciones a quienes violen la nueva norma, si los neoyorquinos no la siguen, eventualmente habrá multas y urgió a las autoridades locales a que hagan cumplir la regla. “No vamos a meter a nadie a la cárcel por no hacerlo, pero es una cosa que debemos hacer todos. Incluso si alguien ve a una persona sin la máscara debería decirle que debe usarla”, agregó el Gobernador, quien advirtió que aunque las hospitalizaciones aumentaron entre el lunes y el martes en más de 25%, con 604 nuevos casos, el panorama es “cautelosamente positivo”.

“La buena noticia es que hemos controlado la propagación del virus, pero todavía estamos teniendo unas 2,000 personas admitidas con coronavirus en nuestros hospitales con nuevos diagósticos, y ese es un serio problema que tenemos que disminuir”, agregó el mandatario.

Para proteger a empleados esenciales

“Necesitamos proteger a los supermercados y las tiendas de abarrotes. Ellos son de alguna manera otros héroes en esto, junto a personal médico, y vamos a darles respeto… por ello he dado la nueva norma de que esos lugares requieran a todos los clientes usar máscaras cuando vayan”, dijo el Alcalde. “Cualquiera que se rehuse a usar tapabocas no podrá entrar y estaremos listos para hacer cumplir esa regla. Necesitamos mantenernos seguros unos a otros”.

El Estado manifestó que, hasta el cierre de esta edición, el número de fatalidades en Nueva York era de 11,586, cifra que todavía no incluía los más de 3,778 muertos que la Ciudad está en el proceso de agregar a los datos oficiales. Esa cifra es de aquellas personas que no habían sido contadas por haber muerto en casas o en unidades hospitalarias, antes de que se les practicara la prueba del coronavirus, pero que se presume fallecieron por ese mal.

Y aunque De Blasio reconoció que la Ciudad está tratando de recopilar más información para tener más claridad sobre esas muertes, aseguró que debido a la crisis en muchos casos no se podrá saber mucho, y anticipó que la cifra pudiera aumentar, con muertes de gente que que ni siquiera sabían que estaban enfermas.

Más muertes “probables de COVID-19”

La comisionada del Departamento de Salud, Dra. Oxiris Barbot, dijo que cientos de muertes serán vistas como “probables de COVID-19”, y mencionó que incluso algunos fallecidos por causas cardiacas pudieran estar también en la misma lista, debido a que se está viendo que esta es una consecuencia del virus.

“¿Existen casos en los que alguien haya registrado una muerte como un ataque cardíaco porque la persona aún no había desarrollado síntomas de COVID-19 y realmente debería haber sido categorizado como un COVID probable?” manifestó, advirtiendo que sin ser pesimista, habrá muchas cosas que nunca se sabrán. “No sé si alguna vez podremos responder esa pregunta por completo, pero creo que es algo que aún debe estudiarse más a fondo”.

Asimismo, la funcionaria dijo que la mayoría de las personas que murieron a causa del coronavirus fueron diagnosticadas en hospitales, pero admitió un aumento en el número de fallecidos en casas y hogares de ancianos.

A pesar de esos nuevos datos, la Ciudad maneja la cifra de 6,589 muertes por COVID-19, pero admite que continuarán trabajando para encontrar más fatalidades y poder tener un conteo completo.

“Quiero que se sepa toda la verdad. Adondequiera que nos lleven los hechos, quiero que se sepa toda la verdad”, dijo De Blasio en conferencia de prensa. “Absolutamente, creo que hay más personas que murieron a causa de COVID-19, de una forma u otra, debido a algo que les sucedió relacionado con COVID-19”.

Ningún neoyorquino pasará hambre

El Alcalde manifestó que la otra gran prioridad de la Ciudad es garantizar que haya comida suficiente para todos, y por ello anunció una inversión de $170 millones de dólares en comida para aquellos que no tengan acceso a alimentos, debido a que son muy pobres y no pueden comprarlos por haber perdido sus empleos, o porque no califican a los alivios que está enviando el Gobierno federal.

No vamos a permitir que ningún neoyorquino pase hambre, es nuestra obligación moral, nuestra responsabilidad (…) el desempleo será peor día tras día. Lo que viene será más difícil y tenemos que prepararnos, pero espero que todos entiendan que literalmente no dejaremos que nadie pase hambre. No debe haber verguenza, no es la culpa de nadie estar pasando por esta crisis. Solamente tomen el teléfono o pidan la ayuda online”, dijo De Blasio, destacando que aquellos neoyorquinos que no puedan ir a los más de 800 comedores comunitarios, despensas y puntos de repartición de comida, pueden solicitar el envió de alimentos a través de repartidores.

Para ello, el mandatario local mencionó que contarán con un nuevo servicio de 11,000 taxistas que estarán entregando comidas puerta a puerta a los más vulnerables, lo que al mismo tiempo permitirá que esos conductores cuenten con un ingreso extra por su trabajo.

Hasta el momento la Ciudad ha repartido 4.5 millones de comidas desde el 16 de marzo pasado, 25,000 de ellas con repartidores. La meta para abril es servir 10 millones de comidas, 300,000 entregadas puerta a puerta.

“Este virus no solo está cobrando vidas, está afectando nuestra forma de vivir y muchos se preguntan de dónde vendrá su próxima comida. Por eso repito, si necesitan comida, nuestra Ciudad les dará de comer. Tenemos una misión simple, en Nueva York nadie va a pasar hambre”, concluyó el mandatario.

Cifras del coronavirus en NY:

  • 213,779 contagios.
  • 10,656 nuevos casos.
  • 11,586 muertes.
  • 752 muertos hubo en las últimas 24 horas.
  • 778 fue la cifra el lunes.
  • 107,263 contagios hay en la ciudad de Nueva York.
  • 6,589 muertes, sin contar los 3,778 que supera las fatalidades a más de 10,000 en la ciudad de Nueva York.
  • 29,511 hospitalizaciones.
  • 2,253 nuevas hospitalizaciones en las últimas 24 horas.
  • 1,649 fueron las hospitalizaciones el día anterior.
  • 1.2 millón de neoyorquinos tenían problema de falta de comida antes de empezar la crisis.
  • 1 en cada 5 niños en la Gran Manzana no tiene comida garantizada.
  • 4.5 millones de comidas se han servido desde el 16 de marzo.
  • 10 millones de comidas repartidas es la meta en abril.
  • 18 millones de comidas estarán listas en todo momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *