Exigen fondo de $ 3.5 mil millones para trabajadores inmigrantes en Nueva York

Al menos medio centenar de organizaciones pro inmigrantes, líderes sindicales y de pequeñas empresas exigieron este lunes en Nueva York, la creación de un fondo de $ 3.5 mil millones para apoyar a los trabajadores inmigrantes excluidos de la ayuda federal.

Los activistas destacaron que la iniciativa podría financiarse a través de un impuesto a los 112 multimillonarios que residen en el estado de Nueva York.

La coalición que es respaldada por varios funcionarios electos destacó a través de una conferencia de prensa virtual, las necesidades urgentes en las comunidades de inmigrantes, que han sido las más afectadas por COVID-19, y exigieron que se establezca el fondo para satisfacer las necesidades básicas de todos y cada uno de los neoyorquinos excluidos del seguro de desempleo y del fondo federal de asistencia en efectivo.

La senadora estatal Jessica Ramos, que preside el Comité Laboral del Senado, y la asambleísta Carmen de La Rosa, que intervinieron en la teleconferencia, se comprometieron a introducir el proyecto de ley para adoptar concretar el fondo.

“Nuestra propuesta de ley será la primera en el país en gravar la riqueza de los multimillonarios para impulsar el rescate de los trabajadores que están excluidos de nuestra red de seguridad social. Debemos cuidar a todos los neoyorquinos, independientemente de su estado migratorio o trabajo”, dijo la senadora estatal Jessica Ramos.

Según James Parrott, del New School Center for NYC Affairs, mientras que los trabajadores nacidos en el extranjero tenían el 49 % de todos los trabajos privados antes de la crisis pandémica, representan el 54 % de los empleos perdidos, el doble del 27 % del desplazamiento total en el sector privado.

Repuesta a declaraciones del gobernador

El pronunciamiento de las organizaciones surge como respuesta a las controvertidas declaraciones, el jueves pasado, del gobernador Andrew Cuomo, que expresó que “sería irresponsable” apoyar a los inmigrantes indocumentados excluidos del seguro de desempleo y la asistencia federal que se aprobó para paliar los efectos de la pandemia.

Cuomo ha mantenido esta posición a pesar de los múltiples análisis que confirman que los inmigrantes constituyen la mayoría de los trabajadores esenciales de la ciudad de Nueva York, y las comunidades de inmigrantes sufren desproporcionadamente por la muerte, el desempleo y la pérdida de ingresos.  

“Esta pandemia ha sido devastadora para nuestras comunidades. En un momento en que todos luchamos por sobrevivir, es escandaloso que los inmigrantes neoyorquinos indocumentados no tengan ningún recurso de socorro”, declaró la asambleísta Carmen De La Rosa.

Ruth López Martínez, miembro de Make the Road New York y United for Small Business NYC, expuso su experiencia familiar, donde su esposo y ella perdieron sus trabajos como resultado de la crisis de salud.

“Pagamos impuestos, pero el gobierno no nos está dando apoyo. No tenemos dinero para la comida y, a pesar de tener 70 años, mi esposo tuvo que salir hoy a buscar trabajo para no morir de hambre”, dijo Martínez.

Jertrudis Herrera, miembro de New York Communities for Change dijo sentirse desesperada por la incertidumbre de perder el trabajo y ser diagnosticada con COVID-19.

“Como soy indocumentada, mi familia no puede acceder al desempleo ni recibir cheques de estímulo. No sé cómo podemos sobrevivir, cómo vamos a comer o pagar nuestra renta. gobernador Cuomo, necesitamos su ayuda para las miles de familias indocumentadas como la mía aquí en Nueva York”, clamó Herrera.

En ese sentido también se pronunció Luis Gómez, organizador de la Asociación de Trabajadores de los Salones de Uñas.

“Los vendedores ambulantes son padres, cuidadores, miembros de la comunidad y líderes que mantienen seguras nuestras calles de la ciudad de Nueva York. Como propietarios y trabajadores de pequeñas empresas, contribuyen con importantes impuestos a las economías estatales y locales”, dijo Carina Kaufman-Gutiérrez, del proyecto de vendedores ambulantes del Urban Justice Center.

Potenciales beneficiarios

El plan propuesto está diseñado para satisfacer las necesidades de las siguientes poblaciones:

  •          Trabajadores inmigrantes excluidos del desempleo y de los reembolsos de impuestos federales;
  •          familias inmigrantes que han perdido a su sostén de la familia debido a la muerte relacionada con COVID-19 y no tienen acceso a ingresos de reemplazo; y
  •          empresas muy pequeñas o trabajadores independientes que carecen de documentación para solicitar ayuda para pequeñas empresas y están excluidos del desempleo y la PUA.

Elementos clave del plan propuesto:

  •          Los pagos fijos mensuales en efectivo directos a las familias, basados ??en $ 750 por semana para cada trabajador, que fue lo que los defensores declararon, es lo que recibe un trabajador típico de bajos salarios que recibe el seguro de desempleo en este momento.
  •          Pagos mensuales retroactivos desde el comienzo de la crisis de desempleo generada por el COVID-19, y que continúe al menos hasta fines de 2020, como el seguro de desempleo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *