La escasez de equipos médicos cruciales en NY el país más rico del mundo (y la “batalla” por hacerse con estos materiales)

Los gritos en busca de ayuda se escuchan por todos lados: desde enfermeros que acuden a las redes sociales de forma desesperada para pedir apoyo, hasta médicos que crean iniciativas de recogida de dinero para comprar mascarillas y otros equipos que no tienen y que son cruciales ante la embestida del COVID-19…

Son escenas que se están produciendo en Estados Unidos, un país que, pese a su riqueza y capacidad, no ha escapado a los problemas de desabastecimiento que se están dando en múltiples partes del globo por la pandemia de coronavirus, que ha puesto al límite los sistemas sanitarios.

Hace una semana, EEUU se convirtió en líder mundial en número de diagnosticados por COVID-19 y los casos no dejan de aumentar: hasta este viernes 3 de abril, se habían superado los 270,000, según datos de la Universidad Johns Hopkins, que reflejan cómo la epidemia se extiende de oeste a este con Nueva York como la zona más vapuleada.

  • “De 11 hasta más de 200.000”: cómo EE.UU. se convirtió en el nuevo epicentro mundial de la pandemia de coronavirus
  • La autoridad sanitaria en EE.UU. recomienda el uso de mascarillas contra el coronavirus pero Trump se niega a imponer la medida

En la considerada primera potencia mundial, hasta la reserva gubernamental de mascarillas, guantes y otros suministros médicos para emergencias está a punto de agotarse, según informó la prensa estadounidense de referencia.

“Da mucho miedo [trabajar sin equipos de protección]”, manifiesta a BBC Mundo el cirujano Frank Candela, jefe de personal del Hospital West Hills de San Fernando Valley, en California.

“Los trabajadores de mi hospital están mostrando una determinación que me hace emocionarme”.

Candela, como otros profesionales en el país, decidió tomar las riendas de la situación y crear una iniciativa en GoFundMe para pedir ayuda a la ciudadanía: hasta este viernes 3 de abril, se habían recaudado más de $50,000 dólares.

Pero el dinero solo es el primer paso, pues el médico se ha topado con otro problema en su búsqueda de material: la batalla entre diferentes sectores por hacerse con él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *