Tras monarcas que no repitan sus errores, Joan

Como si fuera un padre, Joan Guzmán no quiere que sus alumnos tengan los contratiempos que opa­caron su brillante carrera que le llevó a reinar en dos categorías y a retirarse a penas con una derrota.

El exrey de los superga­llos y ligeros Jr. (122 y 130 libras) versión Organiza­ción Mundial de Boxeo re­veló que su nueva pasión es entrenar prospectos que él mismo rescata de las ca­lles de Nueva York; ade­más de algunos peleado­res profesionales a quienes somete a un aprendizaje de alto nivel técnico, pero sobre todo “para que nun­ca repitan los errores que yo cometí, podrán come­ter otros errores, pero no los que yo viví en mis pa­sos sobre el ring”.

Su prioridad son los chi­cos del campo aficionado que le da escuela de boxeo cada día en el gimnasio Gleason, en Brooklyn, con una férrea base olímpica; a los cuales espera ver al­guna vez en los Juegos Olímpicos.

“Buenos boxeadores en amateur son buenos pro­fesionales porque tienen todos los conocimientos técnicos, ya lo que se debe desarrollar es sus talentos propios de cada uno, for­taleza, resistencia y prepa­ración general alrededor del rival que vayan a en­frentar”, explica “El Hijo de Guachupita”, quien terminó su carrera de 34 victorias, 1 revés y 1 tabla; noqueó a 21 de sus oponentes.

Su espejo
Su enfoque es hacer cam­peones mundiales en algu­na etapa de su nueva ca­rrera y también ayudar el entorno social de su natal Guachupita, en la capital dominicana.

“Mi meta es hacer pelea­dores que lleguen lejos, que puedan ser campeones sin tener los tropiezo que yo tu­ve en mi carrera, que sean titulares que no tengan pro­blemas de peso, que sean ejemplares para los niños y que sean sólidos.

“También estoy enfocado en ayudar mi barrio, todos esos ‘tigueritos’ de Guachu­pita, yo lo venía haciendo en silencio porque tengo una fundación y les envíos guantes, pantaloncitos, fra­nelitas, todo lo que es utile­ría; y en tiempo escolar le ayudo con su escuela tam­bién, con lo que tienen que llevar. Así el barrio está más tranquilo y quién quita que un día de estos puede salir un chamaquito de esos que supere todo lo que yo hice, o varios de ellos, que es lo que yo quisiera ver”, expli­

ca parte de lo que considera su sueño.

Llegan ofertas
El intrépido campeón do­minicano, solo vencido en buena lid por su desequili­brio en el metabolismo físi­co que le llevó de ser una es­trella emergente del boxeo a que las grandes promotoras temieran a contratarlo por la inseguridad de cumplir con el peso; afirma que eso no ocurrirá con sus protegidos.

“Tengo peleadores de ni­vel mundial que me están haciendo oferta, solo espe­ro que pase esta pandemia porque hay muchos que no quieren venir a Nueva York, a esta es una ciudad no le cabe más gente y depen­diendo de la oferta, tendría yo que irme por un tiempo a esos campos en otras ciuda­des”, planifica.

A Guzmán se le vio en una de los shows de apertu­ra en Las Vegas, Nevada, di­rigiendo la esquina del ran­queado Mikkel LesPierre, de Trinidad y Tobago.

LesPierre (22-2-1, 10 KOs.), perdió la primera mitad de su combate an­te el excampeón ligero Jo­sé Pedraza, de Puerto Rico, quien lo llevó a la lona en el inicio, pero con las arengas de Guzmán cerró el comba­te ganando las últimas cua­tro vueltas, para perder a los puntos.

Continúa en el entarimado
Estudios.

Terminó el bachillerato en Miami, donde entró a la universidad e hizo se­mestres de nutrición an­tes de mudarse a New York.

Asistencia.
Ha trabajado en la es­quina de sus compatrio­tas Juan Carlos Payano, Elio Rojas, Gioanny Lo­renzo, Claudio Marrero, Félix Díaz, Lennin Casti­llo, Jenifel Vicente

Ponderación.
Los mejores prospectos que ve en el boxeo na­cional son Michel Rivera y Elvis Rodríguez y otros que vienen subiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *