Discusiones sobre el código

El ministro de Trabajo, Luis Miguel de Camps García, ase­guró que la crisis creada por el COVID-19 es un momento propicio para retomar las con­versaciones que se han produ­cido en los últimos años con miras a una reforma del Códi­go de Trabajo.

De Camps García señaló que se debe buscar un espacio en que se puedan lograr los mayores niveles de consenso, a la mayor brevedad posible y siempre respetando los dere­chos de los trabajadores.

“Los derechos de los tra­bajadores deben ser respeta­dos, eso es algo en que esta­mos muy claros en el ámbito de cualquier conversación, eso no es óbice, no impide que esas conversaciones se pue­dan desarrollar y se puedan encontrar mecanismos de re­forma y puesta al día de esa pieza legislativa tan importan­te”, destacó el funcionario du­rante el Desayuno del Listín Diario.

El ministro de Trabajo seña­ló que la reforma del Código debe verse de manera integral junto a la reforma de la ley 87-01 de la Seguridad Social, lo que permitiría la eficiencia del sistema productivo nacional y la mejora de los niveles de competitividad del país, pero admitió que eso es muy difícil.

Agregó que es necesario re­tomar las conversaciones res­pecto a la reforma del Código a la luz de la nueva realidad que vive el país y su aspiración es conocer cuáles son las pos­turas de los distintos sectores.

De Camps García dijo sen­tirse esperanzado en que du­rante su gestión el sector labo­ral alcanzará un acuerdo para la actualización del Código La­boral que data de 1992 y dijo apostar a que el ministerio sir­va de equilibrio y de ente faci­litador en el proceso.

Positivo

Aunque no ofreció fecha para que se retomen las conversa­ciones tripartitas, De Camps García se mostró positivo res­pecto a la intención mostra­da por los sectores laborales de búsqueda conjunta de so­luciones a la situación que se vive en la actualidad.

Definió como una de sus principales preocupaciones, la dificultad que implica la for­malización del empleo. Agre­gó que desde el ministerio se deben fomentar espacios de conciliación laboral para dis­minuir la judicialización de los conflictos que se crean en­tre empleador y trabajador. “Entendemos que la judiciali­zación en extremo de las rela­ciones laborales es pernicioso para el trabajador y también para el empleador”, puntuali­zó el funcionario

Expuso que con el fomen­to de espacios de conciliación se podría reducir considera­blemente el número de firmas de abogados que se dedican a “cazar” casos de conflictos la­borales.

Sobre fondos de pensiones

El ministro de Trabajo se mostró partidario de que prevalezca en el sistema de pensiones el modelo de capitalización individual y que los fondos de pensio­nes puedan ser usados para proyectos de alianza públi­co-privada.

“Uno de los proyectos más importantes de este Gobierno va a ser la utiliza­ción de las alianzas público-privadas, porque en ellas se puede o se podría utili­zar, con los resguardos ne­cesarios, estos fondos para invertir en algunas de estas iniciativas que producirían rentabilidades mayores”, sostuvo el funcionario.

 Al responder sobre su opinión respecto al reclamo de que se entregue el 30% de los fondos de pensiones, el funcionario negó que es­to responda a una lucha de los trabajadores, atribuyen­do la demanda a sectores con intereses particulares.

Explicó que en el país existen dos modelos, el de reparto y la capitalización individual, y se mostró partidario de que se use solo el modelo de capitali­zación individual para que estos logren una rentabili­dad que beneficie a los tra­bajadores.

Destacó como un fac­tor que influye en las me­joras de las pensiones es que hasta ahora ha habi­do muy baja oferta de in­versión de estos fondos, los cuales juegan un papel fundamental en el desa­rrollo nacional.

SALARIOS
Revisión de metodología.

Al preguntarle sobre el tema de los bajos sala­rios en República Domi­nicana, el ministro Luis Miguel de Camps Gar­cía, se mostró partidario de que se revise la meto­logía para ajustar los sa­larios mínimos dentro de la actualización del Código Laboral.

Señaló como puntos a revisar la gran canti­dad de salarios mínimos (17, según datos publi­cados), el uso de las es­calas salariales como un mecanismo de fomen­to a ciertos sectores pro­ductivos y establecer hasta dónde estos in­centivos se deben esta­blecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *