Inmigrantes son el motor de la economía de la ciudad de Nueva York

La tasa de pobreza entre los inmigrantes neoyorquinos indocumentados es más alta que la de los neoyorquinos nacidos en otras partes del país, reveló en su tercer informe anual la Oficina de Asuntos de Inmigrantes de la Alcaldía de Nueva York (MOIA).

Entre los más relevante, el análisis destaca que, a pesar de que más de las tres cuartas partes de los inmigrantes indocumentados (de 16 años o más) están en la fuerza laboral, en comparación con el 64 % de todos los neoyorquinos, la tasa de pobreza del 28.8% entre ellos, es más alta que el 25.6 % que los que tienen residencia legal y la de los inmigrantes con otro estatus. En general, los neoyorquinos inmigrantes contribuyeron con $ 232 mil millones al PIB de la ciudad, aproximadamente una cuarta parte de su total.

El informe, de acuerdo con MOIA, expone en detalle los datos de diez años de las características demográficas de los inmigrantes neoyorquinos. Además, consolida el compromiso de la ciudad de Nueva York de proteger los derechos de todos los neoyorquinos, independientemente del estado de inmigración.

MOIA destaca que condujo iniciativas para movilizar esfuerzos de respuesta rápida en toda la ciudad, tales como institucionalizar el acceso a servicios legales de inmigración gratuitos; y acceso anticipado a programas de salud y de la Ciudad, incluido la tarjeta de identidad IDNYC, para todos.

“Este informe llega en un momento en que el debate nacional sobre inmigración tiende a caer en narrativas extremas y diametralmente opuestas. Sin embargo, aquí en la ciudad de Nueva York, nuestra audaz historia como un faro de esperanza y oportunidad depende fundamentalmente del principio de que somos una ciudad global y resistente, y la diversidad y el esfuerzo de nuestras comunidades es lo que nos impulsa hacia adelante”, dijo Bitta Mostofi, comisionada de la MOIA.

Tendencias demográficas

El informe “Estado de nuestra ciudad de inmigrantes”, en particular, este año analiza las tendencias y los cambios en las características demográficas durante la última década, de 2008 a 2018.

El estudio destaca que, por primera vez en esta década, la ciudad de Nueva York experimentó una disminución de aproximadamente 75,000 residentes inmigrantes. Desde 2008, la población no ciudadana de la ciudad ha disminuido aproximadamente un 10%.

Así mismo establece que la población neoyorquina está conformada por 63% de ciudadanos estadounidenses; 21% de ciudadanos naturalizados; 11% de residentes legales u otro estatus y el 6% de indocumentados.

La comisionada del Departamento de Protección al Consumidor y al Trabajador, Lorelei Salas, ratificó el compromiso de su agencia en defender y proteger a todos los consumidores y trabajadores en la ciudad de Nueva York, independientemente de su estado migratorio.

“Como inmigrante, estoy orgullosa del trabajo continuo con MOIA para proteger a nuestras comunidades, desde la salud financiera de los taxistas hasta los derechos de los trabajadores y la aplicación de la ley contra las empresas que se aprovechan de los inmigrantes”, agregó Salas.

Ciudad equitativa y justa

MOIA como la agencia de la Ciudad dedicada a promover el bienestar y la inclusión de más de 3.1 millones de neoyorquinos inmigrantes en la vida cívica, económica y cultural de la Ciudad, ha continuado su trabajo a través de iniciativas con agencias municipales, funcionarios electos y organizaciones de base comunitaria para garantizar que la Ciudad sea segura, equitativa y justa para todos sus residentes, independientemente de su estado migratorio.

“Cada aspecto es un tema de inmigración, y este informe anual continúa demostrando eso. Espero revisarlo en su totalidad y ver cómo el Concejo puede usar los datos y la información que contiene para desarrollar políticas que muestren que la Ciudad está totalmente comprometida con ese ideal”, dijo el concejal Carlos Menchaca, presidente del Comité de Inmigración.

Debido el clima actual, es más importante que nunca comprender las barreras y los desafíos que enfrentan los inmigrantes, dada su vulnerabilidad particular en este momento de crisis, comentó la comisionada de MOIA.

“Nuestro trabajo, a través de colaboraciones cruzadas entre agencias, intergubernamentales, de varias ciudades y de la comunidad, muestra que la Ciudad opera como un cuerpo coordinado en respuesta al panorama migratorio siempre cambiante”, agregó Mostofi.

Carmelyn P. Malalis, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos dijo que la ciudad tiene las leyes de derechos humanos más fuertes de la nación y en consecuencia aplaude el trabajo, las prioridades y los objetivos del MOIA.

“Nuestra ley protege a las personas de la discriminación por motivos de raza, color, origen nacional y estatus migratorio. Con líderes impredecibles, xenófobos, racistas y poco apasionados a nivel federal, es imperativo que las localidades como la ciudad de Nueva York trabajen para elevar y apoyar lo que nos hace verdaderamente grandiosos: nuestra diversidad”, dijo Malalis.

El comisionado del Departamento de Servicios Sociales, Steven Banks subrayó que a medida que la Administración Trump continúa incitando al miedo y promoviendo una retórica de odio dirigida a nuestros vecinos inmigrantes, la ciudad de Nueva York se enorgullece de proporcionar un santuario que cualquiera puede llamar hogar, independientemente del estatus de inmigración.

El concejal Francisco Moya se congratuló con el informe de MOIA y recordó que, tres de cada cinco hogares, incluye al menos un inmigrante neoyorquino. Está claro que los residentes nacidos en el extranjero están profundamente integrados en el tejido de la diversidad de la esta ciudad.

“Se demuestra que cuando trabajamos juntos y hacemos todo lo posible, el efecto puede afectar a las comunidades y mejorar la vida de innumerables personas. Continuaré trabajando con MOIA y con mi comunidad para asegurar que todos los inmigrantes neoyorquinos, especialmente los niños, tengan acceso a una atención médica de calidad”, dijo Moya.

Características demográficas de los inmigrantes en NYC

  • Los diez principales países de nacimiento de inmigrantes neoyorquinos, desde la población más alta a la más baja: República Dominicana, China, México, Jamaica, Guyana, Ecuador, Bangladesh, Haití, India y Colombia.
  • Los diez idiomas principales de inmigrantes neoyorquinos con dominio limitado del inglés (LEP), en orden: español, chino, ruso, bengalí, criollo haitiano, coreano, árabe, francés, polaco y urdu.
  • Casi el 60 % de los neoyorquinos viven en hogares familiares con al menos un inmigrante.
  • Alrededor de un millón de neoyorquinos viven en hogares de estatus mixto, en los que al menos una persona indocumentada vive con otras personas que tienen estatus legal.
  • De este millón de neoyorquinos, 265,500 son niños, de los cuales alrededor del 80 % son ciudadanos estadounidenses.

Economía:

  • Más de las tres cuartas partes de los inmigrantes indocumentados (de 16 años o más) están en la fuerza laboral, en comparación con el 64 % de todos los neoyorquinos.
  • Los neoyorquinos inmigrantes contribuyeron con $ 232 mil millones al PIB de la ciudad, aproximadamente una cuarta parte de su total.

Salud:

  • El 12 % de los inmigrantes neoyorquinos carece de seguro médico, en comparación con el 4 % de los neoyorquinos nacidos en los Estados Unidos.
  • El 45 % de los neoyorquinos indocumentados carece de seguro médico.
  • El 11 % de los niños indocumentados (menores de 19 años) en Nueva York carecen de seguro de salud, en comparación con el 2 % de los niños nacidos en los Estados Unidos, a pesar del hecho de que la cobertura universal está disponible para todos los niños, independientemente de su estado migratorio en el estado de Nueva York.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *