Rentas y taxes amenazan la supervivencia de negocios de inmigrantes golpeados por el COVID

Freddy Pantaleón tiene una bodega en El Bronx pero ahora dice que su trabajo no es solo hacer cafés, sándwiches y vender lo que compren, su labor consiste también en hacer equilibrios con el dinero que circula en su caja.

Esta habilidad es tan crucial como tozudamente insuficiente para cuadrar las cuentas de muchos negocios en manos de inmigrantes. Y el COVID-19 ha terminado de ponerles entre la espada y la pared. Está por ver que puedan encarar la Fase 2 de apertura de la economía cuando las cuentas aprietan por todos los lados.

El coronavirus, la falta de trabajo y de escuela han rebajado un 60% el consumo de la bodega de Pantaleón.

Tiene menos demanda pero los mismos billes que pagar, el más alto es el de la renta. Son $6,800 mensuales que ya debe de dos meses. “Hablé con el casero con el que llevo 26 años para pedirle una rebaja, que me ayudara y me dijo que pidiera un préstamo”

Pantaleón dice que a pesar de las largas horas que dedica y el estrés que sufre apenas tiene  un salario porque además de la renta tiene que pagar electricidad, seguro, teléfono, etcétera. En la lista cuenta con un alto costo más, los impuestos de propiedad.

La propiedad no es suya pero los caseros suelen incluir sus impuestos en la suma que pagan los inquilinos. “Lo acepté porque era poco al principio y esto es una zona pobre, nunca pensé que iban a subir tanto”. Ahora paga $20,000 al año en impuestos.

Este bodeguero dice que de vez en cuando le entran pensamientos de dejarlo todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TELELATINA TV VERANO 2020

SIGUENOS
X