Apoyan designaciones del presidente electo Luis Abinader

La confirmación en su pues­to de gobernador del Banco Central del licenciado Héc­tor Valdez Albizu y la desig­nación anticipada del doctor Roberto Álvarez, canciller, pautó el tacto con que se manejará el presidente elec­to, Luis Abinader para esco­ger los funcionarios.

Valdez Albizu, el decano de los gobernadores de los bancos centrales del mundo, ha ostentado en los últimos dos gobiernos del presidente Medina el puesto de gober­nador y terminaba su man­dato de dos años el 16 de agosto, la fecha de asunción de Abinader.

El gobernador Valdez ha­bía trabajado en el mismo puesto con el doctor Balaguer, quien lo nombró en 1994-2000; en el 2004-2012 fue reincorporado al cargo por el presidente Leonel Fernán­dez hasta 2012. El presidente Medina lo designó en ese año hasta hoy.

La divisa de Valdez Albizu ha sido fortalecer una econo­mía que resista las turbulen­cias externas .Ha apostado durante su extenso período de servicio como estadista al optimismo para enfrentar las diversas coyunturas por las que ha pasado el país, ahora apremiado por el COVID-19.

Hasta la irrupción de la pandemia del COVID-19, el gobernador Valdez Albizu po­día solazarse de que RD ha­bía alcanzado un crecimiento de más del 5% anual con in­flación menor a dos dígitos en los últimos años, lo que con­firmaban los organismos in­ternacionales como el Fondo Monetario y el Banco Mun­dial.

El presidente entrante Abi­nader ha seguido los pasos de los últimos presidentes de los Estados Unidos en cuanto a manejar con destreza su Ban­co Central, llamado Reserva Federal. Por ello el economis­ta Alan Greespan , nombra­do por el presidente Reagan en 1987, fue ratificado por los presidentes Bush (padre), por Bill Clinton y Bush( hijo).

Se rumoraba que el pues­to más apreciado por algunos economistas dominicanos era el que ostenta Valdez Albizu, pero al decir de cercanos al gobernante entrante primó su dilatada experiencia, la capa­cidad gerencial y la fama de ser acérrimo respetuoso de la honestidad.

Aparte de sus propias ca­lidades, en la confirmación del gobernador Valdez Albi­zu, valió la recomendación unánime del sector empresa­rial, industrial, bancario y de los dirigentes sindicales, que lo habrían visto como un esta­dista consumado y confiable.

Un lujo de canciller
El nombramiento del doctor Roberto Ávarez sorprendió a muchos de los medios que no tenían conocimiento de su larga carrera diplomática des­de los años de 1960, cuando ingresó a la Cancillería por la división de Protocolo, que la dirigían maestros del queha­cer.

Álvarez, un lujo de can­ciller, estudió derecho en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Se le veía ya en la Cancillería, en la UASD o rumbo al gimnasio donde practicaba el karate del cual llegó a ser cinturón negro. Una personalidad polifacética difícil de encontrar.

Cuando visité Washington, D.C., invitado por el Departa­mento de Estado junto a otros dos estudiantes, Roberto Mar­callé Abreu y Luis Gómez Me­jía en 1966, nos recibió Álva­rez en la sala de la Embajada dominicana y nos introdu­jo ante el embajador doctor Héctor García Godoy.

A raíz de mi nombramien­to como Cónsul General en esa ciudad, por el presidente Antonio Guzmán, en 1979, Álvarez me invitó a un al­muerzo en su casa al cual convidó también al diplomá­tico de carrera Carlos Ricart Pellerano, destacado en Lon­dres y de visita en Santo Do­mingo.

El doctor Álvarez es un per­sonaje singular. Como gas­troempresario fundó con asociados tres restaurantes de mucha nombradía en las páginas gourmet del Was­hington Post; trabajó en la Organización de Estados Americanos, OEA, y fue lue­go embajador alterno del país ante el organismo. Políglota, es un dominador de la mun­dología.

Diferente al gobernador quien tiene hecha una la­bor de muchos años y cuen­ta con un equipo de técnicos muy preparados y con largo tiempo en el BC, el doctor Ál­varez al parecer se enfrentará al empeño del presidente Abi­nader de reducir la nómina de la Cancillería al mínimo.

Equipo económico
En adición al gobernador Val­dez Albizu, el equipo econó­mico del presidente entran­te lo integran Jochi Vicente, ministro de Hacienda; Mi­guel Ceara Hatton, ministro de Economía; Alejando Fer­nández, superintendente de Bancos y José Rijo Presbot, di­rector de Presupuesto, entre otros.

Ceara Hatton es muy cono­cido en los medios por haber sido una especie de vocero de la rama económica del PRM y Fernández, un hablista de la televisión sobre asunto eco­nómico-financieros y escri­tor de artículos que enseñan al público cómo economizar y usar el crédito. Falta propo­ner entre otros, al nuevo ad­ministrador del Banco de Re­servas

Otros nombramientos
La designación de la doctora Milagros Ortíz Bosch al frente de la oficina de Transparencia y contra la corrupción fue una sorpresa. El presidente en­trante le dio la precedencia en los nombramientos a quien es sobrina del profesor Bosch.

Ortíz Bosch ha tenido una trayectoria más extendida que cualquier otra persona­lidad política tanto en el go­bierno como en la oposición. Ya en su libro titulado en es­pañol El Destino Dominicano, el embajador norteamericano de la época de Bosch mencio­naba a su sobrina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *