PLD busca renovarse

Durante reuniones de los miembros del Comité Central y el Comité Político el pasado fin de semana, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) dejó listos los pormenores para la celebración de su IX Congreso José Joaquín Bidó Medina. 

En este evento, bajo la premisa de renovarse tras salir del poder por primera vez en 16 años, se escogerán el presidente, el secretario general y los miembros del Comité Central, quienes a su vez determinarán quiénes compondrán el Comité Político. 

La convención interna, que se celebrará por primera vez desde el 2004, iniciará el próximo domingo 11, cinco días después de cumplirse un año de la realización de las primarias de octubre pasado, las cuales significaron el principio de la considerada su peor debacle en las últimas dos décadas. 

Luego de que en ese torneo electoral Gonzalo Castillo venciera al expresidente Leonel Fernández, la división que se venía avistando desde finales del 2016, se hacía palpable entre “danilistas” y “leonelistas”. 

El rompimiento se hizo sentir cuando Fernández, quien además era presidente de la organización, se marchó llevándose a ocho miembros del comité político del PLD.  Los primeros en marcharse junto al líder político fueron Rafael Alburquerque, Bautista Rojas Gómez, César Pina Toribio, Franklin Almeyda y Radhamés Jiménez. 

A estos se sumaron después de ganar en las elecciones de julio pasado, los senadores Dioni Sánchez y Félix Bautista, que fueron candidatos en la boleta del expartido oficialista. Además se produjo la partida del exalcalde Roberto Salcedo, quien pasaría a apoyar la campaña del presidente Luis Abinader.  

Esas renuncias, sumadas a las de decenas de dirigentes del comité central, dejaron al partido desestabilizado y sumergido en su primera gran crisis desde su fundación en 1973, de cara al proceso electoral que iniciaría en  febrero con las elecciones municipales. 

El domingo 16 de febrero los comicios municipales no pudieron celebrarse debido a fallas en los equipos del voto automatizado que se utilizarían en 18 demarcaciones provocando un estallido social y el desbordamiento de protestas en la Plaza de la Bandera. 

La misma resultó ser un detonante en contra del entonces partido de gobierno, ya que los manifestantes comenzaron a señalarlos como los principales responsables del fallo, junto a los integrantes de la Junta Central Electoral (JCE), y acusarlos de querer cometer fraude en las elecciones.

Ese torneo electoral fue repuesto el 15 de marzo y el PLD perdió las principales alcaldías por amplio margen y convirtiéndose en un presagio de las elecciones presidenciales. 

DERROTA

5 de julio

Sin importar los esfuerzos y ayudas sociales, los cacerolazos y el grito de #SeVan  se convertían en realidad durante la noche del 5 de julio cuando Abinader vencía por más de15% a Castillo en las elecciones presidenciales.

Dos senadores

El PLD apuntaba a convertirse en la primera fuerza opositora y a obtener al menos dos miembros en el Consejo Nacional de la Magistratura al obtener seis senadores, sin embargo la partida de Sánchez y Bautista hacia Fuerza del Pueblo lo dificulta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *