5 alimentos perjudiciales para la artritis

Los alimentos no pueden curar la artritis pero sí pueden contribuir a que haya menos inflamación y dolor en las articulaciones.

“Artritis” significa literalmente inflamación articular. Las articulaciones son lugares donde se unen dos huesos, como el codo o la rodilla. Artritis es el síntoma, aunque usamos el término para referirnos a cualquier trastorno que afecte las articulaciones y los tejidos circundantes, explica el Instituto Nacional de Artritis y Músculoesquelético y Piel. 

Los síntomas comunes sonhinchazón, dolor, rigidez y disminución del rango de movimiento.

La artritis severa puede provocar dolor crónico, incapacidad para realizar las actividades diarias y dificultar caminar o subir escaleras.

Principal causa de discapacidad en los Estados Unidos

“Las personas de todas las edades, sexos y razas pueden y tienen artritis, y es la principal causa de discapacidad en los Estados Unidos. Más de 50 millones de adultos y 300,000 niños tienen algún tipo de artritis”, señala la Arthritis Foundation.

Existen más de 100 tipos de artritis y pueden ocurrir simultáneamente con la osteoporosis y la enfermedad de Paget.

Peores alimentos para la artritis:

Carbohidratos refinados

Evita el pan blanco. Foto: PxHere

Las fuentes poco saludables de carbohidratos incluyen pan blanco, pasteles, refrescos y otros alimentos altamente procesados ??o refinados. Estos alimentos de índice glucémico alto estimulan la inflamación al generar precursores de compuestos de glicación. También pueden contribuir al aumento de peso, promover la diabetes y las enfermedades cardíacas.

Bebidas azucaradas

Un refresco de 12 onzas por día puede aumentar el riesgo de artritis. Foto: rawpixel.com/PxHere

En general limita los productos con grandes cantidades de azúcar agregado como postres, pasteles, barras de chocolate y refrescos, desencadenan la liberación de sustancias que promueven la inflamación llamadas citocinas.

Un refresco de 12 onzas por día puede aumentar el riesgo de artritis reumatoide en un 63%, según un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition.

Grasas saturadas

Las grasas saturadas te inflaman y adempas elevan el colesterol LDL. Foto: PxHere

Las grasas saturadas desencadenan inflamación del tejido adiposo (graso), lo que no solo indica enfermedad cardiovascular, sino que también empeora la inflamación de la artritis, señala Arthritis Foundation. 

Los alimentos con muchas grasas saturadas son productos animales, tales como la mantequilla, el queso, la leche entera, el helado, la crema y las carnes grasosas.

Otra razón para evitar las grasas saturadas es que elevan el nivel de colesterol LDL (“malo”). Esto lo pone en riesgo de sufrir un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular u otros problemas de salud mayores.

Grasas tipo trans

Las grasas trans se presentan cuando los fabricantes de alimentos convierten aceites líquidos en grasas sólidas, como manteca o margarina. Foto: Aline Ponce/Pixabay

De todas las grasas, la grasa trans es la peor para su salud. Te provocan inflamación sistémica e incrementan el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Las grasas trans pueden encontrarse en comidas rápidas y otros productos fritos, empanizados, bocadillos procesados congelados y para el desayuno, galletas, donas y margarinas de barra. Evita los alimentos con aceites parcialmente hidrogenados.

Los fabricantes han estado eliminando las grasas trans de la mayoría de los alimentos preparados, siempre revisa la etiqueta nutricional para estar seguros.

Grasas omega-6

El omega-6 se encuentra en diversos aceites vegetales. Foto: Congerdesign/Pixabay

Los ácidos grasos omega 6 son esenciales para el desarrollo y crecimiento normal. Se requiere un equilibrio saludable de ácidos grasos omega 6 y omega 3. El consumo excesivo de omegas 6 puede activar el cuerpo para generar sustancias proinflamatorias.

El omega 6 se encuentra en los aceites de maíz, cártamo, girasol, uva, soya, maní y vegetales; mayonesas y muchos aderezos para ensaladas.

Recomendaciones

La chía es rica en ácidos grasos omega-3, fibra, y proteína. Foto: Madison Inouye/Pexels

La Arthritis Foundation sugiere aumentar el consumo de frutas y verduras en la dieta. Comer más alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 (presentes en pescados grasos, semillas de linaza y chía).

Opta por grasas insaturadas, como aceite de oliva, aceite de aguacate, así como aceites de nueces y semillas. El aceite de oliva virgen extra contiene el compuesto oleocantal, que tiene propiedades antiinflamatorias similares al ibuprofeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *