Todo lo que debes saber de la dieta de la sopa ¿Realmente funciona?

Las dietas basadas en el consumo de sopas surgieron como un plan de alimentación a corto plazo para ayudar a las personas que necesiten perder peso rápidamente, de hecho surgieron como apoyo para mejorar las condiciones de ciertos pacientes previo a alguna cirugía. 

Como tal no hay una dieta de la sopa específica y oficial, más bien existen diversos planes de alimentación a base de sopas; es por ello que existen diferentes maneras de llevar a cabo esta dieta, algunas implican comer solo la sopa y otras incluyen una lista limitada de alimentos permitidos. Este tipo de planes de alimentación tienden a ser algo estrictos, ya que su objetivo principal es perder peso rápido es por ello que su duración oscila entre los 5-10 días. 

La pregunta del millón ¿Este tipo de dietas realmente funcionan?

Diversos trabajos de investigación y el sustento de especialistas en nutrición han encontrado que las personas que consumen sopas como parte habitual de su dieta, tienen un menor Índice de Masa Corporal (IMC) y un menor riesgo de padecer obesidad en comparación quienes no consumen sopas. Los especialistas señalan que como tal no se tiene determinada una razón, en su mayoría se lo atribuyen a sus propiedades saciantes que se relacionan con una menor ingesta de calorías a lo largo del día. Como tal cualquier plan que se base en una menor ingesta de calorías tendrá beneficios para estimular la pérdida de peso.

La dieta de la sopa al ser un plan bajo en calorías que se realiza en un corto período de tiempo, brinda resultados efectivos sobre todo cuando bajar de peso rápidamente es un requerimiento médico. Sin embargo en los últimos años las dietas basadas en sopas se han  vuelto una de las tendencias más populares para bajar de peso más enfocadas en la parte estética, los especialistas en nutrición coinciden en que seguir este tipo de planes no son lo más recomendado a largo plazo. Esto se debe a que el peso que se pierde durante los 5-10 días es probable que se deba a la pérdida de agua y no de grasa. 

Lo que resulta una mejor alternativa es incluir como parte de una alimentación saludable el consumo de sopas bajas en calorías, que se caractericen por estar elaboradas con ingredientes con propiedades terapéuticas para bajar de peso. Como es el caso de los alimentos con beneficios antiinflamatorios y y depurativos, que no sólo son bajos en calorías promueven la eliminación líquidos, toxinas y grasas retenidas. 

Beneficios potenciales de las dietas de sopa:

  • Aumento en el consumo de vegetales: Las sopas son una extraordinaria alternativa para comer más verduras y cumplir con los requerimientos diarios. Son la mejor fuente para obtener vitaminas, minerales, antioxidantes y una larga lista de compuestos vegetales.
  • Comer más verduras, reduce el riesgo de padecer obesidad: Comer más verduras es un hábito que se asocia con grandes beneficios para la salud, entre los que se destaca un menor riesgo de subir de peso y padecer obesidad.
  • Aumento en el consumo de fibra: Los ingredientes principales en la elaboración de estás sopas son los vegetales, granos enteros y legumbres, que se destacan por ser grupos de alimentos con un extraordinario contenido en fibra. La óptima ingesta de fibra en la dieta diaria se asocia con beneficios para la salud digestiva e intestinal, regula los altos niveles de colesterol y aporta saciedad, que ayuda a comer menos.
  • Son un buen aliado para aumentar la ingesta de líquidos: Las sopas son reconfortantes para el organismo y resultan un grandioso hábito para aumentar el consumo de líquidos diarios, aspecto que también se relaciona con la pérdida de peso. 
  • Son nutritivas, económicas y fáciles: Las sopas son un alimento completo que se elabora con ingredientes portadores de una inigualable riqueza nutricional, también son económicas y muy generosas. Por último y no menos importante integrarlas en la dieta es muy sencillo, ya que es facilísimo prepararlas.

Los tipos de dieta de la sopa más populares:

  1. Dieta a base de caldo: Las dietas de la sopa basadas en el consumo de caldos normalmente duran 7 días y en algunos casos las extienden hasta 10-14 días. Se destacan por ser caldos de vegetales y algunas carnes, con la prohibición del consumo de sopas a base de crema ya que aumentan el aporte en grasas y calorías.
  2. Dieta de la sopa de frijoles: Este tipo de sopas se destacan por ser una gran opción vegetariana que se elabora con frijoles como ingrediente principal, se destacan por ser alimentos de origen vegetal, libres de aceites y ricos en proteínas como es el caso de los frijoles. Se pueden mezclar con vegetales y granos enteros. Se estima que se pueden perder entre 4 y 7 kg semanales, a la vez las dietas basadas en productos de origen vegetal se asocian con beneficios para la pérdida de peso y la salud cardiovascular. 
  3. Dieta de la sopa de col: Probablemente sea la dieta de sopa más popular, se trata de un plan de alimentación de 7 días que consiste en integrar sopa de col en todas las comidas principales. La sopa se elabora en caldo de vegetales o pollo y con el uso de repollo como vegetal principal, también se agregan otras verduras bajas en calorías como es el caso de las zanahorias y el apio. Seguirla durante 7 días asegura una pérdida de 4.5 kg.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *