Dominicanos en la Gran Manzana ven con optimismo la reapertura turística de la isla

Para miles de quisqueyanos que residen en la Gran Manzana, la llegada de las vacaciones escolares y las vísperas de Navidad son fechas clave para “escaparse” de la ciudad a disfrutar de las bondades de su isla y abrazar a la familia. Pero este año, como era predecible, la pandemia del COVID-19 generó una serie de situaciones que enfriaron muchos planes de vuelo.

La peluquera dominicana Francisca Medrano, cuenta que tenía previsto un viaje en este verano, pero todas las complicaciones causadas por la crisis de salud pública “aquí y allá” le pusieron una pausa indefinida a su boleto.

“No es lo mismo ir en este época. La idea de viajar a nuestro país es para disfrutar, salir, bailar, abrazar a tu gente. Mi hermano acaba de regresar y no es lo mismo. Lo de las pruebas de COVID-19 para ir y venir es lo de menos. El problema es que no le encuentro sentido ir, para estar encerrado”, dijo Francisca quien incluso ve complicado que las próximas navidades pueda reprogramar su viaje.

Pero más allá de la serie de restricciones y las nuevas reglas globales para prevenir contagios, otras variables han  desmotivado los viajes. Las secuelas económicas que ha generado la pandemia en la ciudad de Nueva York, ha sido un factor que ha paralizado muchos planes de dominicanos en estas vacaciones.

Francisca Medrano: No es lo mismo viajar a la isla en medio de la pandemia. (Foto: F. Martínez)

Cuestión de bolsillo

La pareja de santiagueros Guillermo Feliz y Nadia López había planificado desde principio de febrero pasar estas vacaciones de verano entre Santo Domingo y Punta Cana, con sus dos pequeños que no conocen la isla. Los planes se vieron frustrados porque ambos perdieron sus trabajos y han sobrevivido de los beneficios del desempleo.

“Obviamente no estamos para este tipo de placeres y seguir endeudándonos. Afortunadamente no perdimos el dinero de los boletos que lo único que habíamos adelantado. Vendrán tiempos mejores. Nosotros somos optimistas. No nos quejamos. Todo pasa por algo”, expresó el señor Guillermo.

Los vuelos entre Estados Unidos y República Dominicana se encontraban suspendidos desde el 19 de marzo y se reanudaron el pasado 1 de julio. Aún así el sector turístico, que depende en gran proporción de los viajeros quisqueyanos residenciados en las principales ciudades del país, observa una lenta recuperación.

También las agencias de viajes del Alto Manhattan desplegadas por Washington Heigths, recienten un periodo de “vacas flacas” en cuanto a clientes.

Raúl Canal de la agencia Rivas Travel ubicada en la calle 184 de la Pequeña Dominicana comentó a El Diario que sus operaciones en los últimos meses han bajado en más de un 70%.

“Lamentablemente lo que estamos procesando básicamente son cancelaciones y cambios de reservaciones, pero entendemos que para muchas de nuestras familias dominicanas, que son nuestros clientes principales, la pandemia significó la pérdida de ingresos y otros inconvenientes. Pero sabemos que esto es algo temporal y que  saldremos de nuevo adelante”, comentó Canal.

Al igual que esta empresa de viajes, la tendencia en más de ocho agencias en estos vecindarios de mayoría isleña lo que se observa en los libros contables, es un desplome casi absoluto del turismo en este verano.

“No se trata solamente de quienes tradicionalmente van de vacaciones escolares a la isla, sino quienes habían adquirido con otros destinos como Europa en estas vacaciones. Es un tiempo difícil para todos, pero especialmente para quienes trabajamos en este sector”, dijo el vocero de Rivas Travel.

En la Avenida St Nicholas corazón comercial de la Pequeña República Dominicana. (Foto: F. Martínez)

Mayoría de vuelos desde NY

Mientras uno de los destinos turísticos más atractivos y demandados del Caribe vive la sequía de su actividad económica principal, un promedio de 56 vuelos semanales siguen siendo programados semanalmente para aeropuertos como el de Punta Cana. Resalta que doce de estos vuelos se originan en Nueva York, a pesar de que Estados Unidos colocó a República Dominicana en la lista de territorios en alerta de viajes nivel 4, es decir, a los que se recomienda “no visitar” por el COVID-19 y otros asuntos de seguridad.

Por su parte, Luis José López, portavoz de la autoridad aeroportuaria del país caribeño, informó en un comunicado que se mantienen todos los vuelos programados, en vista de que Estados Unidos hace una recomendación a sus ciudadanos, mas no ha establecido ninguna restricción.

“El número de pasajeros que se traslada en los vuelos, ha estado acorde a las expectativas de las aerolíneas” aclaró López.

El año pasado la industria turística dominicana había sufrido otra amenaza debido a la muerte en extrañas circunstancias de 10 turistas estadounidenses en complejos hoteleros.

Los dominicanos vamos pa´lante

El señor Alfonso Sánchez residente de El Bronx quien aguardaba en una fila para renovar su pasaporte en la sede del consulado dominicano en Times Square, asegura que su plan de visitar a su familia se mantiene intacto pese a las grandes limitaciones que impone la pandemia.

“Nosotros los dominicanos siempre vamos pa´lante. Una vez que tenga mi pasaporte en mi mano voy a visitar a mi familia. Para nosotros los que vivimos en Nueva York es mucho más fácil viajar, pese a todo. Lo peor ya ha pasado. Bien vale la pena cualquier sacrificio para abrazar a tu madre, los exámenes del COVID como requisito, no es un tema complicado”, dijo el inmigrante con 34 años residiendo y trabajando en la Gran Manzana.

Sánchez se siente optimista con la recuperación económica de la isla cuyos principales ingresos económicos dependen de los visitantes extranjeros.

“Tenemos las mejores playas del mundo, la gente más amable del mundo. No dudo que volveremos a repuntar”. concluyó el inmigrante.

Agencias de viaje de Washington Heights ya habían padecido los vientos de la crisis causada por la muerte de 10 estadounidenses en 2019. (Foto: Archivo)

RD reabre al turismo

  • 133,00 pasajeros volaron desde y hacia terminales aéreos dominicanos desde el pasado mes de julio cuando reabrieron la actividad turística, el 85% viajó desde y hacia EE.UU.
  • 6.6 millones de personas en promedio viajan a República Dominicana cada año.
  • 1,394,091 personas “no residentes” han volado a la isla este año, un 43,4% menos que el 2019.
  • $7.6 mil millones recauda anualmente el turismo en la isla, lo que representa más del 17% de su economía.

Pruebas para viajar a la isla

  • Desde el pasado 30 de julio se solicita a todos quienes deseen ingresar a República Dominicana un resultado negativo de la prueba de COVID-19 denominada como PCR (Reacción en Cadena de Polimerasa) de los últimos cinco días.
  • En caso de no disponer de este resultado, el personal gubernamental realizará una prueba rápida sin costo adicional para el pasajero.
  • Los pasajeros menores de cinco años y miembros de tripulaciones están exentos de este nuevo requisito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *